Hepatitis C, en camino a cambiar definitivamente su historia


QUÉ ES LA HEPATITIS C


La Hepatitis C, es una infección causada por el virus del mismo nombre (HCV). Este virus fue descubierto a fines de la década del 80.

En la actualidad 160 millones de personas en el mundo se encuentran infectadas con el virus de la hepatitis C.

La prevalencia estimada en los países de Latinoamérica para VHC se encuentra entre 1,4 y 2,5% en la población adulta (información obtenida de bancos de sangre).

Representa 6,8 a 8,9 millones de adultos anti VHC positivos en la región.

En sus orígenes, la Hepatitis C no gozaba de un tratamiento específico y se observaban con frecuencia las complicaciones severas, siendo el diagnóstico tardío, en la mayoría de los casos.

Dado que en los comienzos, la infección generalmente no produce síntomas, pueden transcurrir años hasta su detección. Por ello se la conoce como una infección silenciosa.

El Virus de la Hepatitis C (HCV) se transmite fundamentalmente por sangre, la transmisión sexual es infrecuente, a excepción de poblaciones con prácticas de riesgo.

Hasta el momento, a pesar de los esfuerzos científicos, no contamos con una vacuna específica.

La Hepatitis C es causa de cirrosis y cáncer de hígado por ello ante el diagnóstico debemos minimizar o reducir la progresión de enfermedad hepática y además prevenir la transmisión del virus a otras personas.

Se recomienda:

  • Abstinencia de alcohol y de sustancias potencialmente hepatotóxicas (algunos fármacos, hierbas etc.)
  • Seguimiento por el equipo de salud a fin de evaluar otras condiciones que aceleren la fibrosis como la Coinfección con Hepatitis B (HBV), HIV entre otras.
  • Vacunación para otras hepatitis prevenibles.

Durante las últimas décadas, el único tratamiento para la Hepatitis C, fue el Interferón (IFN) en combinación con Ribavirina (RBV), los cuales no tienen acción antiviral específica, su tolerancia era muy dificultosa y respuesta variable.

Avances recientes han permitido desarrollar el virus, cultivándolo en tejidos celulares de modo de adquirir conocimiento acerca de su ciclo vital, la organización de sus genes y las proteínas de su estructura. Estos hechos fueron permitiendo la producción de fármacos con acción antiviral directa (DAA).

La futura utilización de estos nuevos fármacos promete cambiar definitivamente la historia de la Hepatitis C.

Estos medicamentos permitirán próximamente, la utilización de esquemas terapéuticos orales libres de Interferón, de duración limitada y excelente tolerancia.

La indicación de estos tratamientos y el seguimiento de cada caso debe ser hecha por especialistas y por un equipo interdisciplinario.

Estamos en presencia de una revolución en el tratamiento de la Hepatitis C.

En nuestro país miles de personas conviven con el Virus C, muchos no lo saben… ¿Quiénes deben hacerse el test?

  • Se estima que aquellas personas nacidas entre 1945 y 1965 tienen mayores probabilidades de ser portadoras de HCV, deben realizarse el test una vez en la vida.
  • Recibieron una transfusión de sangre o hemoderivados previo a 1989.
  • Se inyectan drogas ilícitas o comparten agujas con alguien que tenga hepatitis C.
  • Utilicen drogas inhalatorias en la actualidad o en el pasado.
  • Hayan o estén sometidas a diálisis renal.
  • Tienen contacto frecuente con sangre en su trabajo (por ejemplo, un trabajador de la salud).
  • Tienen relaciones sexuales sin protección con una persona que padece hepatitis C o parejas sexuales numerosas a lo largo de la vida.
  • Nacieron de una madre infectada con hepatitis C.
  • Les hicieron un tatuaje o acupuntura con agujas que no se desinfectaron apropiadamente después de haber sido utilizadas en otra persona (el riesgo es muy bajo con profesionales que tengan una licencia o permiso para hacer tatuajes o acupuntura).
  • Recibieron un trasplante de órganos de un donante con hepatitis C.
  • Comparten elementos de uso personal, como cepillos de dientes o máquinas de afeitar, con alguien que tiene hepatitis C (menos común).
Es importante poder reconocer los factores de riesgo para efectuar el diagnostico, la curación de la Hepatitis C es posible.

Diagnosticar y tratar tempranamente la hepatitis C, previene el riesgo de cirrosis, HCC y trasplante hepático.


data fiscal de la afip
logo IRAM