El Herpes Zóster (Culebrilla) y la vacuna que lo previene


¿Sabía usted que toda persona que ha padecido varicela puede sufrir Herpes Zóster? Este virus permanece en el cuerpo por el resto de la vida. El virus puede activarse nuevamente, en especial en adultos a partir de los 50 años y en personas con deficiencias de su sistema inmunológico (trastornos de las defensas)

Síntomas:

Los primeros síntomas de culebrilla son ardor o dolor agudo y hormigueo o picazón, generalmente de un lado del cuerpo o la cara. El dolor puede ser de leve a fuerte. Luego, aparece un sarpullido: conjunto de ampollas de color rojizo. Las partes del cuerpo afectadas con mayor frecuencia por esta erupción son la base del tórax y la cara, aunque cualquier parte del cuerpo puede verse comprometida; si la culebrilla aparece en la cara, puede afectar la vista o la audición. Las lesiones evolucionan a costra en 14 días aproximadamente. Pero el dolor puede durar semanas, meses o incluso años después de la curación de las ampollas. Este dolor crónico se denomina neuralgia posherpética.

La culebrilla no se contagia de persona a persona. Pero si usted tiene un sarpullido de culebrilla, puede contagiar el virus a alguien que nunca tuvo o nunca fue vacunada contra la varicela. Por ejemplo, un niño expuesto a una persona con culebrilla puede desarrollar varicela, pero no culebrilla. El virus se contagia por contacto directo con el sarpullido.

El Herpes Zóster y sus complicaciones:

  • 1 de cada 4 personas con Herpes Zóster se complican.
  • La neuralgia posherpética es la complicación más frecuente del Herpes Zóster.
  • Este dolor “neurítico” es invalidante y puede persistir meses o años aunque la erupción haya desaparecido.
  • La duración de la neuralgia posherpética aumenta con la edad.

La vacunación


Actualmente existe una vacuna que puede protegerlo del Herpes Zóster y de su complicación más frecuente, la neuralgia posherpética. La vacuna se indica a partir de los 50 años para ser aplicada en el brazo, en dosis única e independientemente de que la persona haya tenido Herpes Zóster. Esto se debe a que los episodios de Herpes Zóster pueden repetirse. Sólo está contraindicada en embarazadas o personas con trastornos severos de sus defensas (inmunocomprometidos).

Consulte con su médico de cabecera.

Para más información sobre las vacunas:


data fiscal de la afip
logo IRAM