¡Lo sentimos!

Su versión de Internet Explorer no es compatible con este sitio.

Por favor, actualice su navegador, o simplemente utilice otro. Por ejemplo:

Google Chrome
helios logo loader seccion 1 helios logo loader seccion 2 helios logo loader seccion 3 helios logo loader seccion 4 helios logo loader seccion 5 helios logo loader seccion 6 helios logo loader seccion 7 helios logo loader seccion 8 helios logo loader seccion 9
ITS

Otras Infecciones de Transmisión Sexual

Sífilis


La sífilis es un infección de transmisión sexual (ITS) producida por una bacteria llamada Treponema Pallidum. Puede ser congénita (transmitida de madre a hijo durante el embarazo) o adquirida (transmitida principalmente por vía sexual ). Es una enfermedad fácil de tratar y curar. Sin embargo, en el caso de no ser tratada durante la gestación, puede generar consecuencias devastadoras para el feto, como ser un aborto o malformaciones con secuelas graves. Por esta razón, es importante el control del embarazo desde el primer trimestre.

¿Cuáles son los síntomas?

La enfermedad tiene cuatro fases: primaria, secundaria, latente y terciaria. Los síntomas aparecen dos o tres semanas después de contraer la bacteria.

¿Cómo se previene?

La única forma de disminuir el riesgo de contraer sífilis es a través del usos del preservativo de forma correcta y consistente en todas las relaciones sexuales, incluido el sexo oral. También, en el caso de las mujeres embarazadas, con el fin de prevenir la sífilis congénita.

¿Cómo se detecta?

La forma más frecuente es con un análisis de sangre. Se recomienda realizar la prueba para detectar la sífilis si se reconoce alguna lesión y solicitarla siempre ante la presencia de otra ITS. Por último, en las mujeres embarazadas, se realiza de rutina en el primer y tercer trimestre.

¿Cómo se trata?

La sífilis se trata y se cura con penicilina, que es un antibiótico. Según el tiempo de evolución de la misma, se indicará una o más dosis. También hay otras opciones para aquellos pacientes alérgicos a la penicilina. Es importante que si tu pareja tiene diagnóstico de sífilis o síntomas compatibles, ambos realicen controles y tratamiento adecuado para evitar el riesgo de reinfección.

Las cuatro fases de los síntomas:

Fase primaria:

Se presenta una pequeña úlcera indolora llamada chancro que puede aparecer en cualquier parte del cuerpo donde hubo contacto. Las zonas más comunes son la boca, ano, vagina o pene. Generalmente, es única y tiene bordes con relieve. La úlcera no duele, por lo cual es posible no detectarla y desaparece sin ningún tipo de tratamiento entre 3 y 6 semanas después.

Fase secundaria:

Después de seis meses o más de desaparecido el chancro puede aparecer erupción (o ronchas) en el cuerpo. Sobre todo, en el tronco, palmas y plantas. También, pueden aparecer lesiones en la boca, fiebre y aumento generalizado del tamaño de los ganglios.

Fase latente:

No hay síntomas y puede permanecer de esta manera durante muchos años. Sin embargo, puede detectarse mediante una prueba de sangre.

Fase terciaria:

La última o fase terciaria, puede empezar después de un tiempo de tener sífilis sin haber recibido tratamiento. Los síntomas pueden incluir dificultad de movimiento de brazos y piernas, parálisis, entumecimiento, ceguera y enfermedades del corazón.

Gonorrea


La gonorrea es una infección causada por la bacteria Neisseria Gonorrhoeae. Pueden tenerla tanto mujeres como varones, y puede causar infección de la uretra, el cuello del útero, el recto y la garganta. La gonorrea puede no presentar síntomas. Por lo tanto, es posible tener la enfermedad sin saberlo. 

Se transmite a través de relaciones sexuales (vaginales, anales u orales) sin preservativo con una persona con gonorrea. También, puede transmitirse de madre a hijo durante el parto.

¿Cuáles son los síntomas?  

Muchas personas pueden no presentar síntomas, especialmente cuando la infección es en el recto o la garganta. Tanto en la mujer como en el varón, los síntomas pueden incluir flujo vaginal verdoso o amarillento, ardor al orinar o la necesidad de orinar más frecuentemente. En la mujer, también puede contener sangrado después de las relaciones sexuales o entre los períodos de menstruación y dolor abdominal o pélvico. En el varón, testículos adoloridos o hinchados. Aunque a menudo no haya síntomas con la infección rectal, éstos pueden incluir molestias, picazón, dolor, flujo o sangrado del ano. La Infección de la garganta puede presentarse con dolor.

¿Cómo se previene?

Usando preservativo correctamente en todas las relaciones sexuales.

¿Cómo se detecta?

En la mayoría de los casos, se detecta con un análisis de sangre. También se pueden analizar las secreciones de la uretra, la vagina o el ano.

¿Cómo se trata?

Se trata y se cura con antibióticos. Como el varón o la mujer con gonorrea a menudo tienen clamidia también, el tratamiento debe asociarse a las dos infecciones. Es importante que la pareja reciba tratamiento para prevenir la reinfección. Si la gonorrea no se trata, puede aumentar el riesgo de transmisión del VIH y en la mujer puede invadir el área pélvica e infectar el útero, las trompas de Falopio o los ovarios causando la EPI (Enfermedad Pélvica Inflamatoria). En el varón, la gonorrea puede afectar los testículos, causando hinchazón, dolor y ser causa de infertilidad.

Chlamydia


La chlamydia es una infección muy común causada por una bacteria que puede afectar tanto a varones como a mujeres. Puede cursar asintomática o causar secreción por el pene, la vagina o el ano, así como ardor y dolor al orinar.

Se transmite a través de relaciones sexuales sin preservativo. También puede transmitirse de una persona embarazada al bebé durante el parto.

¿Cuáles son los síntomas?

Puede cursar asintomática o causar secreción por el pene, la vagina o el ano, así como ardor y dolor al orinar. 

¿Cómo se previene?

Usando preservativo en de manera correcta y consistente durante todas las relaciones sexuales, vaginales y/o anales y campo de látex durante el sexo oral vaginal y/o anal. Es importante el control y tratamiento de la pareja para evitar reinfección.

¿Cómo se detecta?

La clamidia se detecta a través de diferentes pruebas de laboratorio. Para esto, es posible que se realice un hisopado de secreciones vaginales o del pene o una muestra de orina.

¿Cómo se trata?

La clamidia se trata y se cura con antibióticos, de acuerdo a la indicación de un médico. En algunos casos, se administra en una dosis. Otros tipos de tratamientos duran hasta 7 días. Es común que aquella persona que tenga clamidia, presente también gonorrea asociada. Por eso, reciben tratamiento de manera conjunta.